viernes, 28 de marzo de 2008

Premios, rankings, menciones, y guías de blogs.

La inmensa mayoría de los blogeros no crean sus blogs motivados por un afán de conseguir premios, pero una vez creado el blog… ¿a quién no le gusta que se le reconozca su labor? Por ello se inscribe a las guías de blogs, comprueban los rankings, instalan contadores…

Todo esto está bien hasta que en algunos casos degenera y se convierte en obsesión, obsesión por aparecer en las guías, obsesión por inscribirse a todos los premios, obsesión por llegar a cierto número de visitas, obsesión por llegar a cierto número de comentarios y cada vez más y más, se entra en un bucle que es difícil de salir, ya todo sirve.

El blogero cada vez que se inscribe, le mencionan o llega determinada cantidad ya sean de visitas o comentarios tiene la coartada perfecta para escribir una entrada, la cual le reportará más comentarios ya sean por sus fieles comentaristas, por los pelotillas del blog, o por el espontáneo de turno.

Pero todo esto aún puede ser más patético, cuando a todo lo anterior se le añade las celebraciones de todo tipo de aniversarios del propietario del blog, de allegados e incluso de comentaristas. Sin duda todo ésto hay que valorarlo dentro del contexto del blog en estudio.

Y vosotros diréis "Es su blog y en él puede hacer lo que quiera" y es así, no obstante cuando todo ésto se hace en un blog intrascendental no pasará nada pero cuando ésto se hace en un blog con claro interés público o temático desentona bastante incluso cuando se intente arreglar argumentando que es el típico Off Topic, el blog en cuestión puede sufrir el efecto bumerang y lo que antes eran parabienes se convertirá en la falta del interés de la mayoría de sus visitantes.

11 comentarios:

alo! dijo...

Todos tenemos nuestra vanidad. Eso es innegable. Y no me parece nada malo. Siempre y cuando la gestiones de una forma sana. Como todo exceso, cuando se convierte en obsesión y pasa a ser el motivo central de lo que estás haciendo, malo, malo.

En el caso de los blogs, supongo que los motivos que puedan llevar a cada uno a convertirse en blogger serán variados: aprovecharlo porque está ahí, experimentar, cierta inquietud, cachondeo... ¡a saber!. Seguramente la inmensa mayoría de blogs nacen sin pretensión alguna de popularizarse y convertirse en algo serio.

Pero ¡ay, amigo! Un buen día lo que no era más que un inocente tuneado del blog empieza a decirte que tienes muchas visitas, que subes en el ranking y ahí corres el peligro de marearte en las alturas.

O sea, que fenomenal si el contador te sirve para saber ante cúantos estás hablando, si los rankings no pasan de ubicarte más o menos en la blogosfera.

Pero el día que pases a hacer un solo post no porque te apetezca sino porque creees que con él tendrás más posibilidad de multiplicar visitas y con ellas comentarios y con todo ello subir en el ranking, ese día habría que aplicarle el GAME OVER a lo que empezó siendo un juego.

n00b dijo...

Con esto tienes material para una tipología como poco... y en la que me habrías cllavado.

Yo no hago más que mirar las estadísticas para ver cuantas visitas únicas tengo y me gusta comprobar que voy en ascenso, poco a poco, pero en ascenso. Me da igual que comenten o no, pero sí que queiro que me lena y cuantos más mejor, pues significa que ofrezco algo que gusta y ya sea por vanidad o por necesidad de reconocimiento me encanta saber que gusto.

Sólo espero no obsesionarme demasiado con ello.

n00b dijo...

PD: de todas formas los rankings no es que sirvan de mucho, acabo de ver que mi blog está por encima de éste en el rank de technorati y este blog le da mil vueltas...

Angel del Amo dijo...

Muy bueno!

Yo que acabo de descubrir la droga del blog he disfrutado con el comentario.

Habria que pensar cuan superfluo se vuelve un blog al hablar, solo, de las obsesiones de los demas sin ver la propia viga...

Has ganado un lector.

;)

skorbuto dijo...

Es cierto, comienzas diciéndote que escribirás lo que te gusta, entonces alguien te deja un comentario y te gusta, descubres los contadores y ves como hay gente que ¡¡te lee!!

Pero llega un momento en que tienes que plantearte si lo que haces és lo que te gusta o lo que te gusta es que te lean.

Pese a lo tentador del tema he conseguido plantarme. Escribo fuera del blog. lo guardo. Lo vuelvo a leer y si no me gusta o lo cambio y reinicio el proceso o lo elimino. Sólo cuelgo textos que me gusten a mi, si no tengo la suerte de que gusten, pues no la tengo y ya está.

Respecto a los rankings, la verdad ni me los miro, solo puse uno en mi blog y acabaré por quitarlo (como hize con el adsense)

Anónimo dijo...

Jeje, esta sí que es buena. Resulta que borras sin explicaciones los comentarios que no te gustan. Sólo cité La Huella Digital como ejemplo del post, y lo sé porque estoy suscrito, pero parece que no se puede decir.

Según lo que pone más arriba, no insulté, ni vejé, ni difamé, pero te falta añadir que tb borarrás lo que no te guste. Estás en tu derecho, pero avísalo, quillo.

Administrador dijo...

Según la RAE, Difamar:
1. tr. Desacreditar a alguien, de palabra o por escrito, publicando algo contra su buena opinión y fama.

2. tr. Poner algo en bajo concepto y estima.

al menos que tengas información de que el autor de "la huella digital" comparta tu diagnóstico y se considere un obseso por premios, visitas y demás creo que podemos considererlo difamatorio ¿no?

y ojo que no creo que tu intención haya sido esa pero el resultado es más que evidente que sí lo es.

y sinceramente, no me gusta que se utilice el antiblog para ridiculizar a otros aunque, insisto, esa no haya sido tu intención.

Anónimo dijo...

Lamento que hayas sacado esa idea, y al último párrafo de tu post me remito.

Dices que "no me gusta que se utilice el antiblog para ridiculizar a otros". Entonces no entiendo bien el objetivo de tu blog. ¿Los lectores no podemos poner ejemplos de los blogs que pensamos que se ajustan a cada definición que das? ¿Tú mismo no te basas, sin citarlos, en blogs que conoces para escribir los posts? ¿No suponen esos posts una especie de ridiculización (merecida, en mi opinión) de otros blogs?

Siento si alguien se ha molestado con mis comentarios. Seguiré leyendo en silencio, como una hemorroide :D :D

Administrador dijo...

A tu párrafo me remito: "¿Tú mismo no te basas, SIN CITARLOS, en blogs que conoces para escribir los posts?".

Creo que es muy diferente dar o no nombres.

Simplemente, creo que se abriría una veda para que cualquiera pudiese utilizar este espacio para difamar contra otros blogs.

Recientemente hemos tenido un problema bastante gordo con esto y quizá sea susceptible de más. No lo sé, lo que sé es que no tengo los poderes para diferenciar entre quien nombra un blog a mala leche y entre quien, como tú, lo hace como ejemplo, sin más.

Además, te insisto, en que al final, por muy nobles que sean tus intenciones el ejemplo queda ahí y no me parece nada elegante.

Y eso que tú no sabes si estoy de acuerdo o no con tu comentario. No se trata de eso. Lo que no me gusta es que se den nombres. Por eso yo no lo hago. Y creo además que no es necesario hacerlo. Basta con sugerir y que cada uno extraiga sus conclusiones. Y me da la impresión de que tú también puedes y sabes hacerlo.

A partir de ahí, tú mismo. Pero sería una pena perder un buen comentarista por cuestiones de forma.

Y no estoy de pelotillas. De persianas, sí, no puedo evitarlo :D :D

Sergio G. Rabadá dijo...

Este blog se encuentra entre mis favoritos, y realmente agradezco que no permita el dar nombres de otros blogs para criticarlos, ya que tal hecho siempre es causa de problemas para el autor de este blog, que se las curra y mucho, y para el autor del blog criticado y mencionado, que puede sentirse atacado y hacer recaer las culpas de ese ataque sobre el administrador de este blog, sin que él haya tenido responsabilidad alguna.

Yo recibí un premio en uno de mis blogs, un premio dado por otro bloguero y la verdad es que salté de alegría. No creo que exista la persona que sea inmune al halago pero si existe, no soy yo, hago esta aclaración como mea culpa o como declaración de principios: Me gusta que me piropeen y me digan que lo que hago es bello. Pido perdón por eso (aunque no me corrija).

Por otra parte, una vez que alguien hace un blog y elige un tema en particular para ese blog debería respetarlo, para que el lector de su blog no se sienta defraudado, esto implica que no importa que agradezca un premio dado por un blog vecino, que felicite a su hermana o prima o amiga o amigo o primo o hermano por su cumpleaños siempre y cuando no se agote en eso. Es decir, que ponga el post de felicitaciones, uno por día delaño, me parece bien siempre y cuando al mismo tiempo pegue un post que siga la línea a la cual adhirió al crear su blog.

Creo que me enredé pero se entiende.

Un abrazo.

albanta dijo...

Sobre el tema de dar nombres de blogs, ya veo que se ha debatido aquí antes. Pero... Entiendo que el autor de este blog se basa en blogs que conoce para hacer sus distintas clasificaciones. ¿Por qué no decir de qué blogs concretos habla?. Me parece tirar la piedra y esconder la mano, algo bastante cobarde.