viernes, 16 de mayo de 2008

Tipologías de comentaristas (IX): El talibán

Las más mínimas normas de convivencia se olvidan en cuanto huele algo distinto a lo suyo.

De blog en blog va dejando su ramillete de improperios y desprecios. Tu enfermedad: ser distinto a él. Su receta: facha, rojo, verde o amarillo ¡qué más da!

Siempre tiene la razón y como oses discutirle ¡date por crucificado!

Lejos de intentar generar debates o exponer sus puntos de vista, toda la fuerza cae en las formas: cuanto más insultantes, mejor. Lo de menos es lo que dice. Sólo importa cómo lo dice. Y que algunos necesitados blogs le den cobijo, por su rentabilidad como garante de visitas y más visitas.


Próximamente:
el sabelotodo, el chirigotas.